Dieta Mediterránea. Un estilo más que saludable

Dieta mediterránea

La alimentación es uno de los factores que más afectan al desarrollo, rendimiento y productividad de las personas. La dieta mediterránea tradicional. Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad, es con todos sus componentes la mejor elección para un patrón de alimentación saludable.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) considera la nutrición y la salud, derechos humanos fundamentales, muy relacionados entre si. El estado de salud de las poblaciones del planeta –ricas o pobres- está estrechamente relacionado con la calidad de su alimentación. La nutrición influye directamente en la calidad de vida y en las condiciones físicas y psicológicas de las personas. Una dieta adecuada es una herramienta valiosa para la prevención y el tratamiento de muchas enfermedades.

El peso ideal de una persona se calcula mediante fórmulas matemáticas. Una forma rápida y sencilla para saber si estamos en un rango de peso saludable es conocer nuestro índice de masa corporal (IMC). Este parámetro se calcula dividiendo el peso corporal por la altura elevada al cuadrado.

Veamos una primera aproximación:

  • 1 Por debajo de 18: se está en rango de bajo de peso
  • 2 Entre 18 y 24.9: se está en rango de peso normal
  • 3 Entre 25 y 29.9: es sobrepeso.
  • 4 Más de 30: es obesidad – tipo I (hasta 35); tipo II (35 a 40); tipo III (más de 40)-.

El preservación del peso ideal es, así, el primer paso y uno de los más importantes que debe cumplir una alimentación adecuada.


¿Cuál es la dieta ideal?

Innumerables estudios epidemiológicos, coinciden en el carácter excepcional del estilo de vida mediterráneo. Este modelo nutricional -ya conocido para prevenir la enfermedad cardiovascular- también es capaz de garantizar el bienestar físico, psicológico y emocional de la población. Sus micronutrientes característicos (antioxidantes, vitamina B, vitamina D, alto contenido en fibra), tienen un impacto positivo en el sistema nervioso, inmunitario y el metabolismo. También, es bien sabido, que su contenido en ácidos grasos omega 3 promueve el mantenimiento de las capacidades cognitivas y protege de la aparición de enfermedades neurodegenerativas y de estados depresivos.

La dieta mediterránea es el estilo de vida tradicionalmente seguido por las gentes que habitaban en las regiones del mediterráneo a mediados del siglo XX. Actualmente, constituye un patrón alimentario óptimo para la preservación y estabilización del peso ideal. Su adherencia favorece una baja incidencia de enfermedades cardiovasculares, obesidad y otras enfermedades crónicas propias del estilo de vida occidental. La introducción correcta de frutas, verduras, cereales integrales, legumbres, pan, aceite de oliva, el consumo moderado de productos lácteos fermentados, junto con la práctica de actividad física regular y su carácter sociabilizador; hacen de ella una herramienta útil para la prevención del sobrepeso y la obesidad. Un elixir de larga vida capaz de prevenir las enfermedades derivadas de la opulencia y de garantizar un patrón alimentario óptimo tanto para niños como para población adulta.

Related Posts

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Latest Stories

Search stories by typing keyword and hit enter to begin searching.